Para ingresar a nuestra aula virtual solo debes seguir el siguiente enlace.

> Click Aquí

El Suicidio

  /  Noticias   /  El Suicidio

El Suicidio

Suicidios en niños, niñas y adolescentes del Ecuador: ¿qué están haciendo las autoridades para prevenirlo?

Introducción

El pasado 30 de mayo de 2022, el periodista deportivo Eduardo Andino salvó a una persona que intentaba saltar de un puente en Ambato. En febrero de este mismo año, trascendió la muerte de la exreina de Otavalo. También en febrero, un hombre se lanzó del piso 17 de un edificio del sector turístico guayaquileño, Puerto Santa Ana. 

Esos son tan solo algunos de los casos que se escuchan en las noticias o se ven en redes sociales. ¿Pero cuántos más habrá? Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se suicidan cerca de 700 mil personas y por cada suicidio consumado, hay muchas tentativas detrás. Esto convierte al suicidio en la cuarta causa de muerte a nivel mundial entre los jóvenes de 15 a 19 años, así lo sentencia la OMS. 

Pero, en número concretos, tras dos años de pandemia, ¿cuántos ecuatorianos han muerto de esta forma? La cifra más cercana la ofrece el ECU 911. En 2021, 194 personas acabaron con sus vidas, así lo confirman los registros de la entidad con base en las emergencias reportadas. Sin embargo, así como se dieron estos actos, también hubo 357 intentos de suicidios que se evitaron el año pasado a nivel nacional. De acuerdo con Juan Zapata, director de la institución, esto “es preocupante porque el incremento respecto al año 2020 es del 37%. Las provincias que más reportes tienen son Guayas con el 28% (55 reportes), Azuay registra el 10% (19 eventos), El Oro tiene el 7% (14 hechos) y Tungurahua representa el 6% (11)”.  

El Ministerio de Salud Pública (MSP), en los últimos 30 años, entre 1990 y 2019 hubo un incremento del 56% en las tasas de muerte por suicidio en el país, de 4,43 % a 6,91 %. Con este panorama, ¿cuáles son los lineamientos para prevenir el suicidio? Aquellos antecedentes inducen a una interrogante sobre cuáles son las acciones que realizan las autoridades para prevenir el suicidio, sobre todo en el ámbito educativo. 

Desarrollo

El 77% de los suicidios se produce en países de ingresos bajos y medianos. Entre los métodos más utilizados que describe la OMS, están la ingestión de plaguicidas, ahorcamiento y el disparo con armas de fuego. Esto coincide con los datos confirmados por parte del Ministerio de Salud, aunque la institución reconoce que el registro de intentos suicidas en Ecuador es muy deficiente, ya que los médicos no suelen reportar las causas de ingresos a emergencias u hospitalizaciones como “lesión autoinfligida”, sino como envenenamiento, salto de alturas, cortes, entre otros. 

La cartera de Estado cataloga el suicidio como un “problema de salud pública importante”. Según el informe ‘Lineamientos Operativos para la Atención a Personas con Intención y/o Intentos suicidas en Establecimientos del Ministerio de Salud Pública del Ecuador’, de 2021, cada año más de mil ecuatorianos se quitan su propia vida. La mitad de los suicidios fueron cometidos por jóvenes y adolescentes menores de 30 años. 

Para el psicólogo Ramiro Sánchez, docente del Instituto Tecnológico Universitario Argos y parte del departamento de Bienestar Estudiantil, no existe una política pública afín al suicidio. “Sin embargo, el Consejo Nacional para la Igualdad extiende una campaña de prevención para evitar suicidios en niños, adolescentes y jóvenes”, precisa el especialista, quien además considera que falta socializar esta campaña desde los actores principales como los educadores, padres de familia hasta autoridades civiles y eclesiásticas.

Según Diana Castellanos, de la subsecretaría para la Innovación Educativa y el Buen Vivir del Ministerio de Educación, en una entrevista concedida al portal Primicias en marzo de 2022, los intentos de autolesión subieron de 253 en 2020, a 485 en 2021, mientras que, en los dos últimos años, 130 niños y adolescentes del sistema escolar público se suicidaron.

Sánchez asegura que la tarea de identificar síntomas en niños, adolescentes y jóvenes es compleja, ya que no siempre son perceptibles; sin embargo, se puede detectar en la variación de los comportamientos, aquellos actos que determinan o no una conducta poco esperada. “Los hábitos regulares pueden cambiar, el diálogo es victimizado, existe falta de compromiso y poca participación en actividades escolares”.  

Castellanos declaró a Primicias que el Ministerio de Educación ha impartido 442 talleres para capacitar a los docentes. ¿Cuáles son los protocolos? El Ministerio de Salud, en Lineamientos Operativos para la Atención a Personas con Intención y/o Intentos suicidas, menciona que cuando los profesionales de la salud evalúan a un paciente con signos de intento suicida, deben examinarlo físicamente, transmitir confianza y atenderlo sin prejuicios. Posteriormente, efectuar una evaluación biopsicosocial que “dará las primeras pautas sobre un eventual trastorno psiquiátrico o alteración neurológica que puede requerir un tratamiento urgente”. El reporte del Centro de Intoxicaciones (CIATOX) revela que para el año 2018 se reportaron 3.447 intoxicaciones intencionales y en el 2019 hubo 3.154, de los cuales el 4% (127) falleció. 

Conclusión 

El Ministerio de Salud determina que Ecuador se encuentra entre los 10 países con mayor incidencia de muertes autoinfligidas en jóvenes a nivel mundial. Las autoridades y profesores deben de brindar el apoyo y acompañamiento cuando haya sospecha o diagnóstico de algún caso de suicidio, ayudar al alumno a buscar ayuda y/o solución con un profesional, acota el psicólogo Ramiro Sánchez, quien también considera que se debe de trabajar más en la salud emocional de los niños y adolescentes desde el hogar, fortalecer valores y dar acompañamiento en actividades de casa.

Es posible prevenir los suicidios, dice la OMS, que elaboró una guía en que se recomienda: restringir el acceso a plaguicidas, armas de fuego y ciertos medicamentos; educar a los medios de comunicación para informar con responsabilidad este tema y desarrollar en los adolescentes aptitudes socioemocionales para la vida.

El organismo establece, incluso, que la “disponibilidad y la calidad de los datos sobre el suicidio y los intentos de suicidio es insuficiente en todo el mundo”. De hecho, solo unos 80 Estados Miembros de la OMS disponen información del registro civil para estimar tasas de suicidio. 

En 2019, El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) ya alertaba sobre el incremento de suicidios en adolescentes. Para el organismo, esta causa ocupaba, en aquel momento, el primer lugar entre las causas de muerte violenta en este grupo etario. Por eso, ya evocaba al Estado ecuatoriano a determinar cuál es el perfil del adolescente en términos de salud mental y trabajar en una política pública en este sentido.

Reducir la tasa de mortalidad de esta causa de muerte es uno de los indicadores de la meta 3.4 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) hasta 2030. Es indispensable trabajar en la sensibilidad de los actores sociales para no minimizar los cuidados en la salud mental y así avanzar en la prevención del suicidio.